De Santa Fe, al país…

Lo que parecía solamente algo abstracto y difícil de plasmarse, hoy es una realidad. La Copa Provincia de Santa Fe está en plena disputa y encendió la pasión de todo el territorio santafesino.

Desde la Federación Santafesina de Fútbol germinó la idea. La misma fue apoyada y acompañada por el Gobierno de la Provincia. A partir de esa comunión de pensamientos se unieron otros factores que posibilitaron la realización del certamen. Los últimos dos fines de semana quedarán marcado a fuego en la historia del fútbol provincial. El despliegue en cada escenario donde se jugó la Copa movilizó un sinnúmero de gente que logró que el operativo sea perfecto. La seguridad dijo presente en cada cancha. El servicio médico no faltó en ningún escenario. El apoyo logístico de Santa Fe Producciones para estar en cada detalle se hizo notar. Y el resto…el resto fue la pasión. Lo que el fútbol es capaz de lograr en estas tierras provoca sentimientos notables.

Podríamos decir que el norte provincial se mantuvo en vilo para saber si Racing El Campesino mantenía la diferencia o Adelante de Reconquista daba vuelta la historia. Si Mitre de La Gallareta daba el batacazo en San Justo o Colón hacía pata ancha en el Portón del Norte…

Podríamos decir que el sur vivió una jornada donde los corazones se aceleraron. Esos penales que le dieron la clasificación a ADIUR aumentaron las pulsaciones de muchos. En Pujato se gritaron fuerte los goles de Atlético, ADEO sufrió, pero pasó, y en Chañar Ladeado sacaron pecho por Independiente.

Podríamos decir que en el oeste, Peñarol dejó en alto el nombre de Rafaela y se avizoran clásicos en la zona. Sarmiento hizo que Humboldt estuviera en boca de todos con la goleada y el penal anotado por su arquero. Cosmos, desde la humildad de barrio, siente que pasó a estar en la mesa importante del fútbol provincial y tiene en la mira la segunda fase.

Y se vienen los choques de junio. Otro ida y vuelta apasionante, con el ingreso de equipos que están en certámenes de jerarquía (Ben Hur, Libertad, 9 de Julio, Sportivo Las Parejas, Tiro Federal, Argentino de Rosario, Rivadavia de Venado Tuerto, Atlético San Jorge y Puerto San Martín). Mientras, los clubes de mayor trayectoria, los de mayor renombre (Newell’s, Rosario Central, Unión, Colón, Atlético de Rafaela y Central Córdoba) ya sienten que se acerca el momento de participar y comienzan a observar los posibles adversarios.

La Copa Santa Fe es una realidad. Por el esfuerzo mancomunado. Por el trabajo en equipo. Por la labor en grupo. Por el profesionalismo puesto de manifiesto. Por el apoyo de un gobierno que entiende al deporte como derecho y herramienta para el desarrollo, inclusión e integración. Simpatizantes de diferentes lugares del país comienzan a mirar el torneo y a preguntarse si esta idea nacida en este nuestro suelo, podría replicarse en otros lugares de la  Argentina. Así como en Brasil se desarrollan anualmente los campeonatos estaduales, aprovechando la gran cantidad de equipos y la gran extensión territorial, quizás, los santafesinos nos adelantamos a armar una competencia que será copiada en otras regiones.

Pasó la primera fase. Los que avanzaron festejaron y  proyectan lo que viene. Aparecen nuevos equipos. La expectativa va en aumento. Es interesante, además, que la mirada sea amplia. Mientras a nivel nacional el fútbol argentino se encuentra en un momento crucial, con definiciones que se dilatan, con peleas internas e intentos de organizar superligas, con superestructuras hasta discriminatorias, Santa Fe juega su propia Copa. La Copa de todos. La que incluye. La que iguala. La que integra. La que apasiona. Y vamos por más…